Historia de Ciudad del Cabo


gallery

1652: antes, durante y después


Antes de la llegada de los colonos holandeses (dirigidos por Jan van Riebeeck) en 1652, en el Cabo habitaban grupos de la etnia khoi (también conocidos como hotentotes). Los khoi eran un pueblo ganadero seminómada relacionado con los san (bosquimanos), los cazadores-recolectores del interior.

  • El primer europeo que llegó al Cabo fue el explorador portugués Bartolomeu Dias, en 1488, que bautizó el lugar como “Cabo de las tormentas”.
  • Posteriormente fue rebautizado como “Cabo de Buena Esperanza” para estimular el optimismo en relación con la creación de una ruta marítima hacia India y el Extremo Oriente a través del Cabo.
  • Los colonos holandeses establecieron una estación de aprovisionamiento en la bahía de la Mesa el 6 de abril de 1652.
  • Los británicos tomaron el control del Cabo en 1806, que permaneció bajo soberanía británica durante algo menos de un siglo.
  • La Montaña de la Mesa es una de las montañas más antiguas de la Tierra, seis veces más antigua que los Himalayas y cinco veces más antigua que las Montañas Rocosas.

Los comienzos de la colonización del Cabo

Jan van Riebeeck y un reducido grupo de colonos holandeses establecieron en el Cabo una estación de aprovisionamiento a mediados del siglo XVII. Recibió instrucciones de la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales para que construyera un fuerte defensivo y un huerto para aprovisionar con frutas y verduras frescas a los barcos comerciales de la compañía que pasarían por allí.

La primera oleada de inmigrantes asiáticos de Sudáfrica comenzó en 1654. Los asiáticos contribuyeron a la formación de la población de color del Cabo y malaya del Cabo, además de llevar al Cabo el Islam. Los primeros esclavos fueron traídos al Cabo procedentes de Java y Madagascar el año siguiente para trabajar en las granjas. El primero de una larga serie de conflictos fronterizos entre los habitantes de la zona controlada por los europeos y los habitantes nativos comenzó en 1658, cuando los colonos se enfrentaron a los khoi, conscientes estos últimos de que estaban perdiendo territorio.

Las obras del Castillo de Buena Esperanza, la primera fortificación europea permanente en la zona, comenzaron en 1666. El nuevo castillo sustituyó al antiguo fuerte de madera que habían construido Van Riebeeck y sus hombres. El castillo, terminado en 1679, es el edificio más antiguo de Sudáfrica.

Simon van der Stel, que dio nombre a la población de Stellenbosch, llegó en 1679 para sustituir a Van Riebeeck como gobernador. Van der Stel fundó la industria del vino en el Cabo trayendo cepas en su barco, una industria que pronto crecería y cobraría importancia en la región. También promovió la expansión territorial de la colonia.

Los hugonotes
y los británicos

Los primeros inmigrantes no holandeses que llegaron al Cabo fueron los hugonotes, en 1688. Los hugonotes habían huido de la persecución contra los protestantes de la Francia católica a los Países Bajos, donde la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales les ofreció pasaje gratuito al Cabo, además de tierras de cultivo. Los hugonotes trajeron consigo al Cabo su gran experiencia en la producción vinícola, lo que dio un gran impulso a la industria y contribuyó a darle un fuerte enraizamiento cultural.

En 1780, Francia y Gran Bretaña entraron en guerra. Los Países Bajos entraron en la guerra del lado de Francia, por lo que se envió una pequeña guarnición de tropas francesas al Cabo para protegerlo de los británicos. No obstante, estas tropas se marcharon en 1784. En 1795, los Países Bajos fueron invadidos por Francia y la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales quebró. El Príncipe de Orange huyó a Inglaterra para obtener protección, lo que permitió el establecimiento de la República Bátava. Debido al tiempo que se tardaba en enviar y recibir noticias de Europa, el comisario del Cabo de la época solo sabía que los franceses habían usurpado territorio de los Países Bajos y que los holandeses podrían cambiar de bando en cualquier momento durante la guerra. Las fuerzas británicas llegaron al Cabo con una misiva del Príncipe de Orange solicitando al comisario que permitiera a las tropas británicas proteger el Cabo de Francia durante la guerra. Los británicos informaron al comisario de que el Príncipe había huido a Inglaterra. La reacción del Consejo del Cabo no fue unánime, y finalmente los británicos lograron invadir el Cabo en la Batalla de Muizenberg. Los británicos anunciaron de inmediato la llegada del libre comercio.

Conforme a las condiciones del tratado de paz entre Inglaterra y Francia, el Cabo fue devuelto a los holandeses en 1802. Tres años más tarde, se reanudó la guerra y los británicos regresaron a la guarnición del Cabo. La ciudad experimentó un gran desarrollo durante este período, por lo que puede decirse que fue el nacimiento de Ciudad del Cabo como ciudad por propio derecho.

La Isla Robben de Ciudad del Cabo

La Isla Robben (Robben Eiland en afrikaans y Robbe Eiland en holandés) es una pequeña isla situada en la bahía de la Mesa, a tan solo 12 km de la costa de Ciudad del Cabo. Fueron los colonos holandeses los que dieron nombre a esta isla, que significa “isla de las focas”. Se asemeja en muchos aspectos a Alcatraz, en San Francisco.

La Isla Robben fue habitada por primera vez por pueblos de la Edad de Piedra, hace miles de años, cuando el nivel del mar era mucho más bajo que en la actualidad y podía llegarse a ella andando desde el continente. La fusión de los casquetes polares en la última era glacial provocó que la tierra situada alrededor de la isla se inundara con el ascenso del nivel del mar, lo que provocó la formación de la Isla Robben.

Desde la llegada de los colonos holandeses a Ciudad del cabo a mediados del siglo XVII, la isla se utilizó principalmente como prisión, y hoy en día se identifica estrechamente con los líderes políticos que lucharon por la libertad frente al sistema del apartheid y que permanecieron presos aquí.

El dominio holandés en las Indias Orientales y el Cabo provocó una gran resistencia, lo que provocó que los líderes khoi se encontraran entre sus primeros prisioneros. Los activistas musulmanes que protestaron contra la dominación holandesa en las Indias Orientales Neerlandesas (la actual Indonesia) también fueron exiliados y trasladados a la Isla Robben.

Aunque la Isla Robben de Ciudad del Cabo continúa siendo famosa por sus presos políticos, no solo se utilizó como prisión. En 1840, la isla fue elegida como lugar de instalación de un lazareto para leprosos y enfermos mentales y crónicos. La Isla Robben fue elegida para este fin porque era segura y, en consecuencia, permitía aislar las enfermedades peligrosas, pero, irónicamente, dado que no había cura para la lepra, las enfermedades mentales y las enfermedades crónicas en el siglo XIX, la Isla Robben se convirtió en una prisión también para los pacientes del lazareto. Durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945), fue utilizada por los británicos como centro de formación y defensivo. La isla fue fortificada y se instalaron en ella cañones como parte de la defensa de Ciudad del Cabo.

No obstante, la Isla Robben es famosa principalmente por su uso como cárcel política por el gobierno del apartheid de Sudáfrica y por ser el lugar en el que Nelson Mandela fue encarcelado durante 27 años. La prisión alojaba otros cientos de presos políticos que luchaban por la libertad y la justicia en Sudáfrica, muchos de los cuales pasaron allí más de un cuarto de siglo.

El objetivo de la prisión en ese momento era el de suprimir la oposición política al régimen del apartheid y aislar por completo a los presos políticos del mundo exterior con el fin de destruir la lucha por la libertad del Congreso Nacional Africano y otros partidos políticos. La prisión fue famosa por su brutalidad y por las órdenes que se dieron de aplastar el espíritu de lucha y la moral de los internos.

Sin embargo, los presos consiguieron vencer en términos políticos y psicológicos al convertir esta cruel prisión en un símbolo de la libertad y de la liberación personal. Los presos de la isla lograron superar la oposición de las autoridades de la prisión a partir de la década de 1960 y organizaron programas educativos, eventos deportivos y debates políticos. El relato que Nelson Mandela hace de su relación con su carcelero en la Isla Robben (que puede leerse en su autobiografía titulada El largo camino hacia la libertad) es alentador y da testimonio de la gran estatura humana de este hombre, además de su humildad y su enorme capacidad para perdonar y propiciar una transformación suave.

Los presos políticos encarcelados en la isla fueron cruciales en la creación y el desarrollo de los cambios políticos que se produjeron tras su liberación y la abolición del apartheid en 1990 por el entonces presidente F.W. de Klerk.

Entre 1961 y 1991, más de 3000 hombres fueron encarcelados en la Isla Robben de Ciudad del Cabo. La isla es actualmente Patrimonio de la Humanidad y la prisión se ha convertido en museo, que puede visitarse fácilmente tomando el barco que realiza el trayecto de forma regular desde el V&A Waterfront de Ciudad del Cabo.

Lo que nuestros clientes dicen de nosotros

Llámenos

Horas de oficina: Abierto Cerrado
08:30 - 17:00 (GMT+2)
Número gratuito:

0808 238 0044

888 2156 556

1 800 447164

1 800 947168

1 844 8517 090

800 900 341

800 101 3310

080 045 2877

800 018 4895

0800 182 3211

0800 562 964

0800 295 105

0800 919 394

0800 721 24

800 260 73

0800 848 229

1 844 2867 643

9009 476 83

0018 005 11710

0800 444 6880

018 0051 81937

0800 7618 612

800 827 648

Número local:

+27 21 469 2600