La historia de las cataratas Victoria


gallery

El gran regalo del Dr. Livingstone a la Reina de Inglaterra


En 1855, el explorador escoses David Livingstone se encontró con estas magníficas cataratas mientras intentaba encontrar una ruta hacia la costa este del continente africano. Viajando en dirección sureste de Luanda a Sesheke, se encontró con las cataratas y las bautizó como cataratas Victoria, en honor a la Reina Victoria. Livingstone fue llevado hasta las cataratas por la tribu Makalolo en una canoa tallada en el tronco de un solo árbol. La imponente cortina de agua que forma las cataratas Victoria es conocida por los locales como Mosi-oa-Tunya, “el humo que truena”.

El humo que truena


Poco después de que la noticia del encuentro de las cataratas por parte de Livingstone traspasara las fronteras, las cataratas empezaron a atraer a comerciantes británicos. Se creó un asentamiento rústico en lo que hoy es la ribera zambiana y que se convirtió en el pueblo original de las cataratas Victoria, denominado entonces Old Drift. El número de visitantes creció progresivamente y la gente caminaba, viajaba a caballo o en carruajes tirados por bueyes desde el Transvaal, en Sudáfrica, para ver las cataratas. La malaria comenzó a hacer estragos en el asentamiento y, con el cambio de siglo, Old Drift fue trasladada hasta el emplazamiento actual de Livingstone, en Zambia.

El Dr Livingstone, supongo...

En los catorce años que siguieron a su “descubrimiento” de las cataratas Victoria, Livingstone tuvo que hacer frente a todo tipo de adversidades y riesgos en el curso de sus exploraciones, entre ellos, un enfrentamiento con un león que le dejó inservible un brazo. La pérdida de contacto de Livingstone con el mundo exterior durante un período de cuatro años hizo que se temiera por su vida, lo que provocó que el New York Herald enviara a Henry Stanley en su busca.

Stanley logró su objetivo el 10 de noviembre de 1871 al encontrarse con el explorador en un pueblo africano con la inmortal frase de “El Dr. Livingstone, supongo”.

Entre ellos se entabló una amistad que terminó cuando Stanley regresó a Inglaterra en 1872 sin lograr convencer al intrépido misionero para que lo acompañara. El Dr. David Livingstone murió el 1 de mayo de 1873 a la edad de 60 años. Había recorrido unos 50 000 kilómetros por África, lo que contribuyó al conocimiento de una de las zonas del planeta más desconocidas hasta entonces y le valió un lugar privilegiado entre las figuras legendarias de África central y meridional.

Puente Victoria Falls

El puente Victoria Falls fue construido en 1905 para enlazar lo que hoy en día son Zimbabue y Zambia. El puente fue concebido por Cecil John Rhodes, que quería (quizá de forma poco práctica) “el agua pulverizada de las cataratas sobre los vagones de los trenes”. Por desgracia, murió antes de que fuera terminado y no pudo visitar su famoso puente. El puente fue diseñado por Sir Ralph Freeman, que también diseñó el puente de la bahía de Sídney.

Construido en acero, el arco abarca 156,50 metros, con una altura de 128 metros sobre el valle de las cataratas. Al igual que en Sídney, el puente da servicio a automóviles, trenes y tráfico peatonal, y desde él se realizan los mundialmente famosos saltos en bungee (puenting) Shearwater, de 111 metros de altura.

El tren propició la llegada de turistas a las cataratas y la construcción del hotel Victoria Falls original en 1906. 66 años más tarde, el crecimiento del pueblo le hizo merecedor del título de ciudad. El museo ferroviario situado cerca de las cataratas es una buena fuente de información para entusiastas de los ferrocarriles.

Patrimonio de la Humanidad

Las cataratas Victoria fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad en 1989 por ser unas de las cataratas más espectaculares del mundo y por formar la mayor cortina de agua del mundo cuando el río alcanza su máximo caudal. Las cataratas y la selva que las rodea forman parte de un parque nacional de 23,4 kilómetros de longitud y son uno de los cuatro lugares Patrimonio de la Humanidad de Zimbabue.

 

Lo que nuestros clientes dicen de nosotros

Llámenos

Horas de oficina: Abierto Cerrado
08:30 - 17:00 (GMT+2)
Número gratuito:

0808 238 0044

888 2156 556

1 800 447164

1 800 947168

1 844 8517 090

800 900 341

800 101 3310

080 045 2877

800 018 4895

0800 182 3211

0800 562 964

0800 295 105

0800 919 394

0800 721 24

800 260 73

0800 848 229

1 844 2867 643

9009 476 83

0018 005 11710

0800 444 6880

018 0051 81937

0800 7618 612

800 827 648

Número local:

+27 21 469 2600